Ir al contenido principal

Entrevista a José María Bravo

Hoy tenemos en nuestra serie de entrevistas al escritor José María Bravo. Sin entreteneros más os dejamos con sus interesantísimas respuestas.




Nos gusta empezar por esta pregunta, ¿por qué escribes? 


La verdad sea dicha, responder a esta pregunta se me antoja difícil. Quizá sea más fácil responder a la contraria: 
  • no escribo para atraer la atención de los demás;
  • no escribo para venderle a nadie ideas/ideologías/mensajes;
  • no escribo para encontrarme a mí mismo ni purgar demonios ni alguna otra bobada típica de los libros de autoayuda.
Diría que escribo porque, sencillamente, aunque me es difícil (paro las obras con esfuerzo y dolor, y opino que siempre debería ser así), me resulta muy grato. Escribo porque quiero sentirme orgulloso. Y escribo, ante todo, por una poderosa pulsión que he renunciado a analizar. 



Haznos un resumen de tu obra. 


Comencé a escribir con unos 16 años, pero no fue hasta la mayoría de edad que acometí la escritura con cierta vocación, aunque he sido muy errático en mis esfuerzos. Para ser justos, con 12 o 13 años ya escribía pequeñas piezas para las partidas de rol que jugaba en mis años mozos, partidas de las que era director, o máster (sobre todo, D&D, AD&D, Rolemaster y RuneQuest, aunque también Cyberpunk 2020 y La llamada de Cthulhu). Para esas partidas escribía historias, descripciones de personajes, mitología (o lore, como dicen ahora) para el trasfondo de las partidas, dibujaba mapas, planos, etc. 

Lo primero que escribí fueron cuentos cortos, que nunca mostré a nadie hasta que, sobre 1995, comencé a escribir a los correos de las colecciones de cómics de Planeta, en especial al de La espada salvaje de Conan. Gracias a ese correo conocí el mundillo de los fanzines y a varios aficionados y también escritores, buenos amigos aún tras tanto tiempo. Entre ellos destaca Andrés Díaz, autor de las novelas de Skarrion Gunthar y señero exponente patrio del género de la fantasía heroica. 

Con Andrés Díaz Sánchez coedité, entre 1998 y 2002, el fanzine ­Sangre y acero, en cuyos seis números autopubliqué mis primeros relatos de fantasía heroica (lo de autopublicación, como podéis ver, me viene de antiguo). En esos años, de los que guardo gratos recuerdos, escribí relatos fantásticos para fanzines como Mundos perdidos, Data, Pulpmagazine, Ad Astra o Framauro. 

Para los lectores más jóvenes, estos fanzines eran poco más que un puñado de fotocopias, editados artesanalmente (cabe decir que con resultados dispares, pero siempre con mucha ilusión y ganas), de tiradas mínimas, distribuidos ejemplar a ejemplar por correo postal o a través de librerías especializadas. 

Al final de esa época, comencé a escribir una novela larga, el primer borrador de Sombras y ceniza, pero la escritura fue alargándose por motivos diversos: la gestión de la comunidad de Espada y Brujería (2000-2007), la incorporación al mundo laboral y otras excusas menos lucidas que le ahorraré al lector. 

Actualmente, estoy recopilando mis relatos de fantasía heroica y terror para autopublicar dos antologías que espero sacar en 2020; a partir de ahí, tengo varios esbozos de novelas en la recámara, y como la pulsión de escribir no solo no se ha apagado, sino que es más fuerte, no me quedará más remedio que escribirlas. 



¿Cuáles crees que son tus influencias? 


Creo que todo escritor atraviesa por distintas etapas y recibe influencias de todo lo que lee con atención e incluso devoción. Un escritor ha de ser (y continuar siendo) antes que nada un lector atento y voraz. En la primera etapa, las lecturas de juventud, leí mucho género fantástico y de aventuras; clásicos de terror y aventuras como Poe, Haggard, Melville, Stevenson o London, y autores canónicos de la fantasía contemporánea como Tolkien, Moorcock, Leiber, Paul Anderson o Le Guin, sin olvidar autores pulp como R. E. Howard o Lovecraft. 

Luego, en una segunda etapa, cuando me propuse en firme escribir una novela (asunto que me llevó, así, a ojo, unos diez años) llegó la eclosión del fantástico más pesimista y cruel, el llamado grimdark, con George R. R. Martin, autor por el que ahora mismo siento emociones encontradas. También me influyeron notablemente las sagas fantásticas de Joe Abercrombie, Paul Kearney o R. Scott Bakker. 

No puedo dejar de mencionar la influencia de la novela negra, tanto los clásicos —Dashiell Hammett, Raymond Chandler, Mickey Spillane, James M. Cain o Chester Himes— como la del gigante James Ellroy. De este último, y en especial su novela L. A. Confidencial, bebe mucho mi novela Sombras y ceniza. 

También sería injusto olvidar a Arturo Pérez-Reverte. Si bien he acabado por desinteresarme de su obra, sus novelas históricas, en especial las del capitán Alatriste, me causaron una honda impresión en su momento. 

Por último, en la etapa que estoy ahora, leo muy poca fantasía y novela de género, y me he centrado en leer y releer a clásicos y a autores hispanos, como Baroja, Sánchez Ferlosio, Delibes, Cela, García Márquez, Vargas Llosa, Bolaño, Donoso, Rulfo, Cortázar o Torrente Ballester, entre otros. 



Hablemos de la persona. ¿Nos puedes hacer cinco céntimos de tu vida y circunstancias?;) 


43 años, casado, dos hijos. Onubense. Tras muchas vueltas y revueltas he acabado en Madrid, ciudad de prisa y tráfago. Soy técnico superior de prevención de riesgos laborales en una empresa de logística portuaria, pero comencé en obras industriales (plantas eólicas, refinerías, termosolares, biomasa, cogeneraciones), como técnico a pie de obra. He trabajado como corrector y maquetador por cuenta propia para varias editoriales. Me apasionan las armas blancas, la esgrima antigua, la historia militar, la fantasía, los libros, los gatos, los libros, la mitología, la cartografía y los libros. ¿He dicho ya que me gustan mucho los libros? 



Nosotros creemos que el libro electrónico ha venido a salvar a los autores Indie. ¿Tú qué opinas? 


Nota puñetera previa: no sé si me gusta la etiqueta «autor indie», y apenas sabría definirla, pero bueno. Sí que tengo claro que, signifique lo que signifique esa etiqueta, no tendría siquiera sentido sin el libro electrónico. No podemos tampoco sacar de la ecuación las plataformas de distribución de libros electrónicos, Amazon por antonomasia, a las cuales debemos la posibilidad de difundir nuestra obra a todo el mundo de forma fácil y cómoda. 

Viniendo de la época de los fanzines —mal distribuidos, con tiradas minúsculas—, el libro electrónico me sigue pareciendo un milagro cuyo alcance no se valora en su justa medida. Ahora mismo es posible autoeditar tu obra con medios asequibles (Sigil, InDesign, Calibre, etc.) para autopublicarla con unos parámetros de calidad que pueden mirarse de tú a tú con la edición tradicional. Junto a Internet, me parece un avance comparable al que supuso en su día la imprenta. 

No todo es bueno, claro. Los «guardianes de las puertas» han desaparecido y esto causa bastante desasosiego en ciertos círculos. No obstante, cabe señalar que la literatura no ha necesitado de las editoriales para producir las mejores obras de la historia. El paradigma que ahora languidece, el dominio de las editoriales y el libro como producto, ha durado poco más de cien años; no pasaría nada si estas pasan a un segundo plano o, incluso, desaparecen: por mí se pueden ir al cuerno. Parafraseando al profesor Jesús G. Maestro, la literatura no existe gracias a las editoriales, sino a pesar de ellas. 



¿Qué opinión te merecen las redes sociales? 


Por desgracia, se han convertido en una cámara de eco de la estupidez humana y están politizadas hasta la náusea, ahogadas por la corrección política y la demagogia. Pero, en fin, al que le gusten y disfrute de ellas, ¿quién soy yo para censurarlo? 

No obstante, me gustaría subrayar que no son obligatorias para un autor, como te lo venden muchos supuestos gurús de la escritura. Salvo que te dediques en cuerpo y alma a ello, su impacto en las ventas es mínimo. (Harina de otro costal es que seas youtuber, o influencer, o cómo-se-diga. Pero esa es otra historia). 

Así que, con el corazón en la mano, me parecen una completa, absoluta y total pérdida de tiempo. (Sí, esto es una redundancia de libro.) Me apeé del carro hace ya sus cinco años largos, y soy más feliz. O, al menos, estoy más tranquilo. No es poco. 



¿Qué cambiarías de la venta de ebook por Amazon? ¿Crees que alguna de sus opciones te ha resultado especialmente útil? ¿Vale la pena intentar vender en tu página web? 


¿Qué cambiaría? Lo que dudo mucho que vayan a hacer algún día: destinar recursos para que, por ejemplo, las listas de más vendidos y su categorización por géneros tengan un mínimo de seriedad. También no vendría nada mal que sus controles de calidad mejorasen. Quizá podrían incluir hasta un sello o marchamo para las obras que cumplen ciertos mínimos —porque algunas, claramente, no los cumplen—, pero claro está, sin censurar. 

No obstante a lo dicho, cabe decir que Amazon no es ni ha pretendido nunca ser una editorial. Tampoco creo que, en puridad, les corresponda a ellos ser guardián de ninguna puerta; la criba de obras le corresponde al lector, y en especial a los reseñadores y críticos. 

He encontrado especialmente grata la opción del POD, que me ha permitido autoeditar mi obra de cabo a rabo: maquetar la tripa, anexos incluidos (mapas, planos, apéndices), eligiendo la tipografía, la caja, etc., diseñar la cubierta a partir de la ilustración que encargué a una ilustradora de mi elección, redactar los textos de contraportada… todo. Es una labor que hice para varias editoriales durante mi corta pero satisfactoria etapa como asesor editorial y que me encantó poder hacer a mi gusto, sin imposiciones ni cortapisas (eso sí, bien aconsejado por amigos). 

No obstante, sí que mejoraría este aspecto, pues las opciones de impresión son algo limitadas. Supongo que, con el tiempo, se irán incorporando más y mejores opciones para las ediciones físicas de las obras autopublicadas. 

En cuanto a vender en tu página web, no le veo sentido, salvo que ofrezcas algo con un valor añadido o tengas un público muy consolidado que quiera, por ejemplo, comprar libros dedicados. 



Nos gusta terminar con una anécdota escritora, ¿algo más que quieras compartir? 


Mis primeros relatos los escribía a mano y luego los mecanografiaba en la Olivetti Lettera 50 de mi padre, un trasto verde y pesado como un muerto. Pese al tiempo transcurrido y la comodidad de los procesadores de texto (los he manejado casi todos, desde Wordperfect a Word, pasando por los paquetes de Ofimática de código abierto o los programas modernos de escritura creativa, como Scrivener), todavía me gusta escribir a mano y lo hago muy a menudo. Siento que escribo con mayor fluidez, sin tentaciones de mirar atrás o corregir, y es muy relajante. No digo que sea la manera de hacer las cosas, pero sí que recomiendo que lo probéis de vez en cuando. 

Y, por último, me encanta documentarme, en especial para describir las peleas y batallas. Para estas primeras hago esquemas, secuencias y hasta coreografías. Practiqué esgrima histórica con la AEEA unos años y la experiencia me sirvió mucho para alejarme todo lo posible de los falsos mitos (escribí un artículo con bastante éxito al respecto, ejem) y conocer, un poco, la realidad de un combate. 



Bibliografía 


  • https://tercerafundacion.net/biblioteca/ver/persona/18267 
  • Sombras y ceniza (2019): Una obra de fantasía con un enfoque realista, más cercano a la novela histórica y cierto toque de novela negra. Si te gusta la fantasía de autores como Joe Abercrombie, Paul Kearney o David Gemmell, dale una oportunidad. 



Y próximamente… 
  • Runas de sangre (primer trimestre de 2020): Una recopilación de los relatos de fantasía heroica protagonizados por Daramad Mur Asyb; incluye los publicados en Sangre y Acero, acompañado de material inédito. 

  • Ratas en el callejón (cuarto trimestre de 2020): Una antología de cuentos de terror y suspense, deudora de autores tan dispares como Poe, H. P. Lovecraft, Clive Barker, Guy de Maupassant, Cornell Woolrich, Theodore Sturgeon, Ramsey Campbell o Raymond Carver.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Entrevista a Esther Vázquez

¿El escritor nace o se hace? Nuestra escritora de hoy es la prueba viviente de que nunca es tarde para convertirse en uno. Las personas vamos acumulando historias en lo más profundo de nuestro ser, al final el escritor es aquel que se molesta en rescatarlas para poderlas contar.



Tenemos una pregunta que siempre hacemos, ¿por qué escribes?

Empecé a escribir como una manera de entenderme a mí misma. A modo de terapia comencé un diario, después vino la poesía, y poco a poco eso fue yendo a más y me di cuenta que tenía guardado desde niña todo un imaginario fantástico que deseaba salir a la luz.


¿Cual ha sido tu viaje hasta escribir Fantasía? 
Desde niña me ha gustado la fantasía, el primer libro fantástico que me fascinó fue la biblia . Me encantaba inventar y contarme historias fantásticas. Después, de adulta, olvidé todo esto y estuve trabajando en asesorías y cosas aburridas de contables. Cuando monté mi librería de cómics, hace diecinueve años, se abrió todo un mundo para mí. No podía…

Entrevista a Robert M. Grand

Hoy tenemos el honor de entrevistar a Robert M. Grand, el autor de Fantasía Indie más vendido en Amazon. Si no te lo crees, échale un vistazo a nuestros Rankings.

Empecemos por el principio, ¿por qué escribes?
Como decía el título de la decimonovena película de la serie de James Bond, “el mundo nunca es suficiente”. Escribir es la mejor manera de ser libre, de vivir muchas vidas en una. Para mí es una auténtica válvula de escape. 

Sherkull, tu trilogía basada en un mundo propio, está copando nuestro ranking semanal. Ciertamente, has encontrado una receta que gusta al lector de fantasía. Así pues, cuéntanos. ¿Cuáles son los ingredientes de tu obra? Haznos un recorrido por esos tres libros que tantos años de esfuerzo te han costado.
No sé si existe tal receta. He escrito el libro que a mí me gustaría leer, y lo he hecho con el máximo cariño y respeto por el lector. Para mí la literatura es evasión y he puesto todo el empeño del mundo en crear una obra muy entretenida sin renunciar a mima…

Entrevista a Ager Aguirre Zubillaga

Es un placer poder inaugurar la sección de entrevistas con un escritor con las ideas tan claras. El mundo de la autopublicación es una selva, pero aquí está Ager Aguirre para compartir su experiencia y animarnos a adentrarnos en ella. ;) 







La primera, a bocajarro, ¿por qué escribes? 
Porque desde pequeño no me gustaban el final de las historias que me contaban. Cuanto más grande me hacía más grande era el trozo de historia que no me llegaba a convencer. Al final terminé por reescribir historias enteras.


He visto que tienes un poco de todo entre tus libros. Aquí nuestra droga es la ciencia ficción y la fantasía, pero sobre todo somos amantes de las buenas historias más allá del formato. Nos gusta saber de donde nacen las historias. ¿Qué nos puedes contar de tus libros y cómo se originaron? 
El primero de mis libros -Los nietos de Dios- se originó a través de una premisa. ¿Quién tiene razón sobre el origen de la humanidad? ¿La biblia o la ciencia? Y se me ocurrió que, como ocurre muchas …

¡Pixeland 1.0 ya a la venta!

Dr Marcelino Campos (lector beta): Una maravillosa aventura fantástica de humor disparatado que recuerda mucho a los textos de Terry Pratchett donde cada capítulo de la historia sirve de excusa para conocer y desarrollar a unos personajes muy bien elaborados que nada tienen que envidiar a los de las obras de Neil Gaiman.

Si has entrado blandiendo tu tarjeta crédito, dispuest@ a enfrentarte a mil y un formularios para comprar tu ejemplar... No te compliques, aquí lo tienes: Amazon Pixeland 1.0
Si has llegado de rebote pero te ha picado la curiosidad. ¿Por qué no lees algo gratis? Sí, acabo de decir GRATIS, esa palabra mágica que tanto gusta a la humanidad.  No dudes, hazlo: Pixelgratis
En futuros posts nos miraremos el ombligo, hablaremos sobre como se gestó Pixeland. De momento, te puedes entretener leyendo la entrada que puedes encontrar en la página de Amazon.

¿Quieres conocer más libros hechos por gente apasionada? No dudes en venir al lado más friki de la Fuerza. Únete a nuestro g…

¿Qué precio le pongo a mi ebook en Amazon?

¿Qué precio le pongo a mi ebook en Amazon? Esa es la gran pregunta que todos los escritores noveles nos hacemos cuando decidimos ponerlo a la venta. Una gran pregunta que viene con una plétora de dudas. ¿Cuánto vale mi esfuerzo? ¿Cuánto está dispuesto a pagar el lector medio? ¿Si lo pongo barato tendré más lectores? La idea de este post es presentar los datos y ver las reflexiones de nuestros escritores favoritos (los únicos que teníamos a mano), Albert Catalá y Daniel A. D. Pérez. Daniel es de Tenerife, y escribe fantasía épica desde 2010. Albert dice que lo suyo es literatura de ideas, pero sus libros los podréis encontrar en la sección de Ciencia Ficción/Fantasía. En este artículo nos centraremos en la venta a través de Amazon, aunque hay muchas otras opciones. Amazon te permite ganar regalías a través de dos porcentajes: 70%: Amazon te obliga a poner un precio entre 2,99 y 9.99 dólares/euros.35%: El precio mínimo es 0.99. Así pues todos los precios que no estén en el intervalo del 70%…